Por: Yoana Martínez Garza.

La semana pasada, tuve la oportunidad de asistir a un desayuno en donde la Licenciada María Elena Chapa nos compartió una realidad en cuanto a la forma que se expresaron algunos líderes de partidos respecto a la existencia de perfiles del sexo femenino aptos para participar en política; ya que le manifestaron que además de preparadas, las quieren bien parecidas; a lo que la Lic. Chapa les cuestionó ¿si acaso los hombres que están al frente de ciertas posiciones políticas son bien parecidos y están realmente preparados?

Nos expuso en una cartulina qué diputados y diputadas habían votado en contra de la paridad de género; pero dijo que después se dio cuenta que el problema no estaba en esos diputados y diputadas; sino en el interior de sus partidos. Algunos representantes de partidos le externaron cuando fue a dialogar sobre este tema con ellos que ¨no hay mujeres buenas en política¨.

Hoy en día, como sabemos, por primera vez se alcanzó la paridad en el Congreso de Nuevo León. Habrá 21 mujeres como diputadas y 21 hombres como diputados (¨50-50¨); y no solamente el 50% como candidatas como lo fue en las elecciones antepasadas, y que después no llegaban al poder por ser distritos históricamente perdidos los que se les repartía en su mayoría a las mujeres de determinados partidos.

Hay quienes piensan que la paridad es un piso y no un tope, pero hay quienes no comparten esa idea y piensan que debe de ser topado el número de la participación de las mujeres a la mitad como máximo; y es ahí en donde estará la atención y seguramente se tendrá que regular al respecto próximamente, porque recordemos el prinipio de ¨Dar más a quien menos tiene.¨ Es importante recordar que en donde se toman decisiones de gran importancia es en los municipios que gozan de autonomía, en donde se cumple con la paridad en cuanto a los regidores; pero los presidentes municipales actuales de Nuevo León en su mayoría son hombres. Y recordemos que los municipios por ley gozan de autonomía; es decir, que quienes están al mando de territorios autónomos están en su gran mayoría lidereados por varones.

¿Por qué se seguirá pensando en  lo general que ¨no hay mujeres buenas en la política¨?  La respuesta me recuerda a lo que leí en el libro de Sheryl Sandberg titulado ¨Vayamos Adelante¨, en donde nos narró que para determinados puestos tanto públicos como privados, se hizo un estudio de los aspirantes y se determinó que las mujeres se sentían menos capaces que los hombres aún y cuando estuvieran mejor preparadas y con una mayor trayectoria en dicho ámbito.

Tenemos que trabajar culturalmente para erradicar las barreras invisibles y los techos de cristal en las mujeres que ellas solas se imponen. Hay que dejar de sobreanalizarnos tanto y hacer más para poner al servicio de la comunidad a todos los talentos femeninos en las diversas áreas profesionales y de la familia a la vez; porque la familia es la base de la sociedad y con una sociedad más conscientizada cada vez nuestras mujeres tendrán más posibilidades de triunfar estando preparadas y motivadas para hacerlo.