El Gobierno de Brasil, presenta un plan contra la legítima defensa por parte de los policías, por lo que disparar y matar a criminales de manera racional o por accidente será valido.

Dentro del debate se abre la amplia lista de muertes que se mantuvieron en 2017 en Brasil, donde más de 5 mil fueron a manos de miembros de la policía nacional.

Esta medida presentada por el gobierno de Bolsonaro, busca ampliar la legítima defensa para exculpar a aquellos oficiales que en su labor, por miedo o por sorpresa asesinaron a un criminal.