Puebla es el reflejo de una Cuarta Transformación que no pasa su primera prueba de fuego, no es Morena, no es Puebla, es la calificación que la ciudadanía otorga a un Gobierno que a la cabeza con AMLO pierde encanto de manera estrepitosa.

Hoy en Puebla, sin los Moreno Valle con la mesa servida Morena se indigesta, el Partido Verde, nuevo aliado de Morena saca la cara y además el PT paga con creces el afecto de los Cendis al Partido del Presidente.

No hay truco, no hay magia, parece que el ocaso de Puebla es inminente aún y a pesar que logren la victoria.

No se diga Tamaulipas un Estado que acusaban de fallido para Acción Nacional hoy a dado una paliza electoral a Morena.

Será que este primer examen para Amlo es la confirmación de que error tras error la gente se hartó, nada escrito para Su Majestad López Obrador, pero esta elección sin duda le dejará una lección de humildad a los Morenistas.